Plantando la Eternidad

Entrando por la Puerta Estrecha


Con un pie en la Tierra y otro en la Eternidad

Comparte
avatar
Graciela
Administrador
Administrador

Femenino Mensajes : 974

Currículum
Grado de Estudios: Normal Superior
Años de Experiencia: 28 años
Especialidad(es): Historia

Con un pie en la Tierra y otro en la Eternidad

Mensaje por Graciela el Jue Mar 21, 2013 9:35 pm


En un día normal, en el que:

• Despiertas.
• Te levantas (te estiras).
• Vas al baño.
• Te vistes, te arreglas.
• Desayunas.
• Te vas al trabajo o a la Escuela.
• Regresas a casa.
• Comes (O preparas la comida primero).
• Duermes la siesta, lees, juegas, checas correo, hablas por teléfono, etc…
• Haces tareas, o regresas al trabajo o Escuela.
• Vuelves a casa, cenas, ves tele, lees…
• Te acuestas, y a dormir.

¿Te haces alguna vez estas preguntas?


  • ¿De dónde viene el agua que tomo o con que me baño?
  • ¿Cómo se produce la electricidad que me permite ver tele, checar correo o iluminar mi cuarto en la noche?
  • ¿De dónde vienen la comida con la que me alimento?
  • ¿Cómo le hace mi cuerpo para respirar y moverse?
  • ¿Podría yo vivir sin estas comodidades?
  • ¿Qué sería lo primero que hiciera si de pronto perdiera casi todas mis comodidades?

Por lo general podemos pasar días, semanas y hasta meses, sin hacernos ninguna de estas preguntas; sólo vivimos un día tras otro, tratando de obtener más posesiones materiales, o cumplir nuestros propios planes y deseos.
Y casi nunca (o nunca) nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Qué va a pasar cuando yo muera?

Al respecto de esta pregunta, las opiniones están muy divididas. Pero mayormente hay en el mundo dos grupos de personas: Los que creen que todo se acaba al morir, y los que creen que algo va a pasar después de la muerte. Ninguno puede comprobar sus propias teorías.

Sin embargo, una cosa es cierta: a la hora de morir, te darás cuenta si en lo que creíste era verdad o no. Y si estabas equivocado, y no tomaste la decisión correcta, no podrás cambiar de opinión.

Varios de aquí hemos decidido creer lo que dice la Biblia→ debemos vivir con un pie en la tierra, y otro en la eternidad.

¿CUÁL ES TU META EN LA VIDA?

Todos los seres humanos, sea cual sea su nacionalidad, raza, cultura o ideología, tenemos metas (ya lo comentamos: obtener posesiones materiales, planes, deseos, expectativas, etc.), y vivimos para alcanzarlas.
Pero con mucha frecuencia, por alguna circunstancia, nos es imposible alcanzarlas. Ya sea que estemos a punto de, o que ni siquiera pudimos comenzar el proceso, muchas veces nos sentimos defraudados, heridos, traicionados o frustrados por lo poder lograr nuestros objetivos.

Y nos preguntamos ¿Por qué el fulanito sí pudo, y yo no? ¿Cometí algún error? ¿Por qué todo me sale mal?

Entonces tal vez sí nos acordemos de Dios, muchas veces para pedirle ayuda, muchas veces para reclamarle y culparlo por nuestros fracasos.
Lo que pocas veces meditamos y descubrimos es que, sean cuales sean las metas del ser humano, éste no es capaz de lograrlas por sí solo al 100%. Aún aquellas personas que nosotros consideramos muy exitosas por ser ricas, populares o poderosas, si les llegáramos a preguntar si sienten que han logrado todo lo que han deseado, de seguro que nos responderían: No. Porque sucede que cuando obtenemos algo, inmediatamente ya estamos deseando otra cosa.

¿EN QUIÉN CONFÍAS?

Según el diccionario, la palabra “confiar” significa → Tener una persona la impresión u opinión firme de que alguien o algo será o se desarrollará según sus expectativas, por buena fe o intuición más que por pruebas materiales de ello.

Otra definición es → Esperar con seguridad y credulidad que algo suceda o que alguien se comporte como se desea.

Por lo tanto, para poder lograr nuestras metas, es necesario tener confianza en algo o alguien. Y si ese algo o alguien no funcionan o se desempeña como esperamos, entonces no alcanzamos nuestro objetivo.

Hasta para trasladarnos de un lugar a otro en nuestro carro dependemos de:

• Que el carro funcione correctamente.
• Que los demás conductores manejen bien.
• Que no haya demasiado tráfico.
• Que no comience a llover o a nevar repentinamente.

La mala noticia es que en este mundo nada es realmente digno de confianza. Todo cambia: las personas, las circunstancias, la situación económica mundial, nuestro estado de ánimo, el clima, etc… Nada en lo absoluto es inamovible o inmutable.

Entonces, ¿dónde encontramos la garantía para lograr nuestras metas?

¿CÓMO QUIERES SER RECORDADO?

Dice un dicho: Eres del tamaño de lo que te hace enojar. Una de las cosas que más pueden alterar el estado de ánimo de una persona es la frustración cuando las cosas no salen según lo planeado.

En el mundo la gente está cada vez más desanimada, y se va perdiendo poco a poco la motivación para vivir. Los índices de suicidios, homicidios, violencia intrafamiliar, rupturas de relaciones personales, maltrato infantil, abuso, violaciones, perversiones, van en aumento.

Pero todo esto no es nuevo. En la Biblia hay muchísimas historias de homicidios, violaciones, maltratos, violencia y suicidios; pero también hay otro tipo de historias: de éxito, de victorias, de amor, de reconciliaciones y restauraciones.

¿Cuál es la diferencia? ¿Qué hace que una persona tenga éxito y la otra no? ¿Por qué unos son recordados como homicidas (como Caín) y otros son recordados como grandes hombres (como Abraham y David)?

Mi mamá decía: Mata un perro un día, y te conocerán como el “mataperros”… Y es cierto; a veces basta un solo evento para que seas recordado.

¿Cuál sería la diferencia entre Caín y Abel, entre Sansón y Gedeón, entre José y sus hermanos, o entre David y Saúl? Todos ellos están en las historias de la Biblia, pero unos dejaron buenos recuerdos, y otros no.

La diferencia entre ellos fue la FE.
Santiago 1:3 escribió: Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
¡O sea que la fe produce paciencia! ¿Y qué es la paciencia? Según el diccionario, la paciencia es  la capacidad que posee un sujeto para tolerar, atravesar o soportar  una determinada situación sin experimentar nerviosismo ni perder la calma. De esta manera, puede decirse que un individuo con paciencia es aquel que no suele alterarse.

¿Y qué es la fe? Según el diccionario, fe es la aceptación de un enunciado declarado por alguien con determinada autoridad, conocimiento o experiencia.
Hebreos 11:1 escribió:Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
Entonces, decimos que tenemos fe en alguien cuando depositamos nuestra confianza en él, sólo porque nos dijo que podía cumplir nuestras expectativas. Aquí volvemos a la primera palabra: “Confianza”.

En Hebreos 11 se mencionan algunos personajes de la Biblia que son recordados por tener mucha fe (leamos Hebreos 11).

La pregunta es, ¿en quién tenían fe? O sea, dicho en otras palabras, ¿a quién le tenían confianza?

Sí, la respuesta correcta es que todos ellos depositaron su confianza enDios; o sea, tenían fe en Dios. ¿Y por qué le tenían fe? Porque en la Biblia se dice de Dios:

  1. Que él creó todo (Génesis 1:1 →  En el principio creó Dios los cielos y la tierra.).
  2. Y si Él creó todo, quiere decir que Él estuvo desde el principio (Juan 1:1—2 → En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios.)
  3. Y si Él estuvo desde el principio, quiere decir que tampoco tiene final, o sea, que es eterno.
  4. Y si Él pudo crearlo todo, también puede destruirlo todo, por lo tanto, Él es Todopoderoso.
  5. Que Él puede cuidarnos (Mateo 6:26 → Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?)
  6. Que Él puede darnos todo lo que necesitamos (Mateo 6:33 → Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.).
  7. Que Él nos promete darnos una buena vida (Juan 10:10b → yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.)
  8. También nos dice que después de esta vida, nos preparó ya una morada en el cielo (Juan 14:2 → En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.)

¿Y quién escribió la Biblia? Nosotros creemos que fueron hombres inspirados por el Espíritu Santo. Y si fue por el Espíritu Santo, entonces es el mismo Dios el que dice todo eso de Sí mismo.

Ahora viene la pregunta: ¿Será Dios digno de confianza?

Si tu respuesta ha sido SÍ, entonces quiere decir que tienes FE, y si tienes FE puedes tener PACIENCIA, para poder ver más allá de tus circunstancias, y seguir el ejemplo de esos grandes hombres de la Biblia, comenzando con Jesucristo cuando vino como hombre a morar entre nosotros.

Todos esos hombres vivieron sus vidas con sus ojos puestos en la eternidad, creyéndole a Dios.

Tomemos el ejemplo de Pablo, quien sufrió rechazos, persecuciones, azotes, torturas, prisiones, y finalmente murió en forma muy violenta. Y aun así, siguió firme en su fe, en quien es digno de confianza, en el Dios Todopoderoso (2 Timoteo 1:12 → Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.)

En Filipenses 3:7—8 Pablo dijo → Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.

Y aún más, en Filipenses 3:13—14, dice →…pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

¿Cuáles son todas estas cosas que estimó como pérdida? ¿Qué es todo eso que dejó atrás?

Todo lo que nos hace enojar, las cosas materiales que no podemos obtener, nuestras propias metas y nuestros propios deseos.

Dios no nos dice que no deseemos, o que no planeemos o que no tengamos metas. Pero lo que Él quiere es que volteemos primero nuestros ojos a Él, para pedir su aprobación y su ayuda.

Por lo tanto, cuando ponemos nuestra fe en Dios, y en el sacrificio que Su Hijo hizo por nosotros, cuando creemos que cumplirá todo lo que nos ha prometido, entonces podemos expresarnos como Pablo.

Y cuando estés cansado, puedes pensar “Ah, esto es sólo un cuerpo temporal”. Y cuando pierdas algo, o no puedas obtener algo, puedes pensar “Ah, esto es sólo algo material”. A sabiendas que las promesas de Dios incluyen vida abundante aquí en la tierra, y una morada eterna junto a Él.

Que sea de bendición  Saludo



¿Te ha gustado este contenido? Puedes darle Like, y compartirlo en las Redes Sociales.Para responder temas, requerido registrarse y presentarse.Antes de responder, favor de leer el Reglamento.¿No puedes ver los links? Eso es porque te falta registrarte y presentarte.
¿Ha llegado tu tiempo de rendirte al Creador todopoderoso? No lo dejes para después, es mejor ahora que tarde. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] te decimos la forma de entregarle tu vida y comenzar a vivir la vida abundante que Él ha prometido a los que le aman.

    Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 7:03 am