Plantando la Eternidad

Entrando por la Puerta Estrecha


Dios ve, sabe y recompensa

Comparte
avatar
Graciela
Administrador
Administrador

Femenino Mensajes : 974

Currículum
Grado de Estudios: Normal Superior
Años de Experiencia: 28 años
Especialidad(es): Historia

Dios ve, sabe y recompensa

Mensaje por Graciela el Dom Sep 09, 2012 12:25 pm

En la mañana no fui a la iglesia porque tengo una tos de ésas que te voltean al revés cuando te dan los accesos... Así que, antes de andar desparramando virus, preferí quedarme en casa escuchando las predicaciones de la televisión. Me topé con ésta de Bayless Conley (siempre me encantan sus predicaciones). Y sin ánimo de piratear su mensaje (ya que él vende los CD´s de sus predicaciones :guiño: ), traté de anotar lo más importante, pues este tema es de mucha actualidad, en un mundo lleno de afanes, ansiedades y estrés (con las consabidas enfermedades asociadas a ello: gastritis, colitis, diabetes, crisis nerviosas, etc.)...

Comenzamos con Mateo 6:1-4:
»No hagan sus buenas obras delante de la gente sólo para que los demás los vean. Si lo hacen así, su Padre que está en el cielo no les dará ningún premio.
2 »Por eso, cuando ayudes a los necesitados, no lo publiques a los cuatro vientos, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente hable bien de ellos. Les aseguro que con eso ya tienen su premio.
3 Cuando tú ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu amigo más íntimo;
4 hazlo en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio.
DIOS VE

→ Hagamos las cosas en secreto, con la motivación correcta.

Con frecuencia nos gusta que nos vean haciendo buenas obras, o que la gente sepa que las hacemos. El predicador platicó un caso de un hombre que tenía muy buena reputación de ser un hombre con mucho discernimiento, muy sensato y que ayudaba a mucha gente. Un día confesó algo que lo había estado torturando:
Iba por una calle solitaria, cuando vio a una mujer que estaba a punto de saltar al río desde un puente; en lugar de ayudarla, se quedó viéndola desde lejos. Pudo ver cómo ella luchaba contra algún demonio interno, hasta que finalmente saltó, cayó al río y murió. El hombre quedó anonadado, no tanto por la muerte de la mujer, sino por su propia falta de impulso por ayudarla. "No había ningún deseo en mí para tratar de ayudarla", dijo. Y ese pensamiento se mantuvo en su mente durante mucho tiempo, tratando de descifrar el por qué de esa falta de motivación para ayudar a la mujer. Hasta que al fin, descubrió el por qué: NO TENÍA AUDIENCIA.

En este punto, podemos preguntarnos: ¿Qué tanto limitamos nuestras buenas obras a los momentos en que tenemos una audiencia como testigos?

No necesitamos tener audiencia humana. Dios lo ve todo:

Job 28:24
pues él ve hasta el último rincón de la tierra
y todo lo que hay debajo del cielo.
Génesis 16:13-14
Como Agar había hablado con el Señor, le llamó «el Dios que ve», pues se decía: «Dios me ha visto y todavía estoy viva.»
14 También por eso el pozo se llama: «Pozo del que vive y me ve». Este pozo está entre Cadés y Béred.

DIOS SABE

Mateo 6:7-8
»Y al orar no repitan ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios.
8 No sean como ellos, porque su Padre ya sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo pidan.
Hay personas que creen que porque Dios ya sabe todas las cosas, no tenemos por qué orar... ¿Para qué? Si Él ya sabe lo que nosotros necesitamos fff

Pero bien decía el hermano Tomás Ruiz Galindo: "El que lee la Biblia en un texto, sin contexto, es para puro pretexto" Ups Porque hay varias partes de la Escritura que nos dice que, aunque efectivamente Dios SABE, le gusta que le PIDAMOS:

Mateo 6:9
Ustedes deben orar así:
Santiago 4:2-3
Ustedes quieren algo, y no lo obtienen; matan, sienten envidia de alguna cosa, y como no la pueden conseguir, luchan y se hacen la guerra. No consiguen lo que quieren porque no se lo piden a Dios;
3 y si se lo piden, no lo reciben porque lo piden mal, pues lo quieren para gastarlo en sus placeres.
Veamos la historia de Bartimeo.

Marcos 10:46-52
46 Llegaron a Jericó. Y cuando Jesús ya salía de la ciudad, seguido de sus discípulos y de mucha gente, un mendigo ciego llamado Bartimeo, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino.
47 Al oír que era Jesús de Nazaret, el ciego comenzó a gritar:
—¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!
48 Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más todavía:
—¡Hijo de David, ten compasión de mí!
49 Entonces Jesús se detuvo, y dijo:
—Llámenlo.
Llamaron al ciego, diciéndole:
—Ánimo, levántate; te está llamando.
50 El ciego arrojó su capa, y dando un salto se acercó a Jesús,
51 que le preguntó:
¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego le contestó:
—Maestro, quiero recobrar la vista.
52 Jesús le dijo:
—Puedes irte; por tu fe has sido sanado.
En aquel mismo instante el ciego recobró la vista, y siguió a Jesús por el camino.
Cualquiera pensaría... Por favor, Jesús, ¿cómo que qué quieres que haga por ti? OMG ¡Era ciego! No lo sé

Pero Él quiere que seamos específicos al pedirle:

Filipenses 4:6
No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también.
Mateo 6:11
El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
Según lo que dijo Bayless Conley en su predicación, desde el principio se trató de darle un sentido muy "espiritual" a esa expresión: "El pan nuestro de cada día", ya que no eran expresiones comunes en el griego clásico. Pero unos descubrimientos arqueológicos mostraron que en cartas y listas de las compras, los ciudadanos usaban expresiones cotidianas, y entre ellas venía "pan fresco", "pan del día", o "pan de cada día", para referirse al pan que no era viejo, sino que estaba recién hecho.

Lo cual nos indica que Dios quiere que le pidamos la provisión diaria; Él quiere que todos los días y a todas horas estemos en constante comunión e intimidad con Él, para platicarle todas las situaciones de nuestra vida conforme se van presentando. Quiere que le pidamos por las cosas básicas de la vida. Él sabe que ocupamos pagar la renta, o comprar alimento para nuestros hijos... Pero quiere que se lo pidamos.

Él nos dice "No te preocupes".

Mateo 6:31
Así que no se preocupen, preguntándose: “¿Qué vamos a comer?” o “¿Qué vamos a beber?” o “¿Con qué vamos a vestirnos?”
Nos dice que veamos a los lirios del campo, y a los pajaritos, que no trabajan, y sin embargo Él les provee de todo alimento, y a las flores las viste con colores preciosos.
Mateo 6:27
En todo caso, por mucho que uno se preocupe, ¿cómo podrá prolongar su vida ni siquiera una hora?
Por mucho que queramos hacer por nosotros mismos, no logramos añadirle horas al día, o que haya más dinero en nuestra bolsa.

Él espera de nosotros que tengamos nuestras prioridades en orden, para que se cumpla la promesa de las bendiciones a la obediencia.

DIOS RECOMPENSA

Mateo 6:33
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Por lo tanto, tenemos que tener cuidado con el orden en que hacemos las cosas:
  1. Pedir.
  2. Tener prioridades.

Bayless Conley platicó de que una vez, cuando era estudiante, tuvo un trabajo en donde tenía que trabajar los domingos. Él se acercó al gerente y le dijo: "Mira, yo te prometo que seré el mejor trabajador que tengas; pero por favor, te pido que me permitas descansar los domingos, porque tengo que estar en la iglesia. Me comprometí a participar, y debo cumplir". El gerente accedió. Pero luego de pocas semanas, le asignaron el domingo en su horario. Se quedó a trabajar ese domingo. A la semana siguiente sucedió lo mismo, y cumplió. Pero a la tercera semana que notó que de nuevo tenía asignado el domingo, se acercó al gerente y le dijo: "Es un privilegio y un honor trabajar para ti; sin embargo, teníamos un trato, y ésta será la tercera semana en que deberé trabajar el domingo. Me gusta mucho este trabajo, pero si no puedes darme el domingo de descanso, tendré que buscar otro". El gerente le contestó: "Es cierto, teníamos un trato, y yo no lo he cumplido. A partir de hoy no volverás a trabajar los domingos".

¿Cuántos de nosotros creemos realmente que Dios nos respaldará en una situación así? La mayoría de nosotros ni pensaríamos en hacer eso, por temor a perder el trabajo; con más razón en una situación de crisis económica como la que vive nuestro país.

Sin embargo, repasemos Mateo 6:33
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Si tenemos en primer lugar agradar a Dios, conservar y aumentar nuestra relación de intimidad con Él, y estamos empeñados en obedecerle, Él nos promete que habrá recompensas.

Mateo 6:4
hazlo en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio.
Mateo 6:6
Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio.
Mateo 6:18
para que la gente no note que estás ayunando. Solamente lo notará tu Padre, que está en lo oculto, y tu Padre que ve en lo oculto te dará tu recompensa.
Y debemos creer que así será. Debemos creer que Él cumplirá sus promesas.

Hebreos 11:6
Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan.
Salmos 58:11
Y entonces se dirá:
«¡Vale la pena ser fiel!
¡Hay un Dios que juzga al mundo!»
Salmos 27:13
Pero yo estoy convencido
de que llegaré a ver la bondad del Señor
a lo largo de esta vida.
El predicador hace énfasis en esto: ciertamente hay muchas promesas en la Biblia acerca de nuestra vida después de que muramos a este cuerpo terrenal. Pero estos últimos versículos hablan de recompensas aquí en esta tierra.

Y otra vez debemos recordar lo que Dios nos dice: "¡No te preocupes!".

Mateo 6:25-26
25 »Por lo tanto, yo les digo: No se preocupen por lo que han de comer o beber para vivir, ni por la ropa que necesitan para el cuerpo. ¿No vale la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?
26 Miren las aves que vuelan por el aire: no siembran ni cosechan ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre de ustedes que está en el cielo les da de comer. ¡Y ustedes valen más que las aves!
27 En todo caso, por mucho que uno se preocupe, ¿cómo podrá prolongar su vida ni siquiera una hora?
Mateo 6:28-34
28 »¿Y por qué se preocupan ustedes por la ropa? Fíjense cómo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan.
29 Sin embargo, les digo que ni siquiera el rey Salomón, con todo su lujo, se vestía como uno de ellos.
30 Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¡con mayor razón los vestirá a ustedes, gente falta de fe!
31 Así que no se preocupen, preguntándose: “¿Qué vamos a comer?” o “¿Qué vamos a beber?” o “¿Con qué vamos a vestirnos?”
32 Todas estas cosas son las que preocupan a los paganos, pero ustedes tienen un Padre celestial que ya sabe que las necesitan.
33 Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas.
34 No se preocupen por el día de mañana, porque mañana habrá tiempo para preocuparse. Cada día tiene bastante con sus propios problemas.
El hermano Bayless Conley mencionó una analogía muy interesante e ilustrativa, y yo la usaré poniendo mi propio ejemplo :guiño:

Nuestra iglesia está en una invasión, por lo tanto no hay buenas instalaciones eléctricas; los hogares jalan luz de los postes públicos, o de donde pueden, y no hay regulación. El templo cuenta con varios aparatos de aire acondicionado, y van varias ocasiones en que se incendia la caja de los fusibles por la sobrecarga eléctrica.

Nuestro corazón tiene un fusible de 24 horas. Lo dice la Biblia en Mateo 6:34
No se preocupen por el día de mañana, porque mañana habrá tiempo para preocuparse. Cada día tiene bastante con sus propios problemas.
Si nos preocupamos por el día de mañana, estaremos cargando con 48 horas un fusible que es de 24... En algún momento algo va a explotar. Imagina ahora que te preocupas por mañana, por dentro de un mes, por seis meses... Entonces no debemos sorprendernos de que padezcamos tantas enfermedades.

Por eso es que atendamos a lo que el Señor nos repite una y otra vez:

¡No te preocupes!

    Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 7:06 am