Plantando la Eternidad

Entrando por la Puerta Estrecha


Muchas formas de enredarse... Una sola forma de desenredarse

Comparte
avatar
Graciela
Administrador
Administrador

Femenino Mensajes : 974

Currículum
Grado de Estudios: Normal Superior
Años de Experiencia: 28 años
Especialidad(es): Historia

Muchas formas de enredarse... Una sola forma de desenredarse

Mensaje por Graciela el Dom Ago 23, 2015 9:42 pm

¿Has visto cables así de enredados? ¿Te has preguntado qué pudo pasar para que se enredaran así?


En mis andanzas por las tiendas de segunda (comúnmente llamadas sólo "segundas") en Ensenada, en cada una no falta la caja donde están cargadores, cables usb, micrófonos, manos libres, etc., hechos todo un masacote. Me recuerdan mucho a los chamizales o chamizos del desierto  :affraid:

Cada vez que quiero usar mi "manos libres", tengo que desenredarlo. ¿Cómo se enreda? No sé... Pero invariablemente recuerdo aquellos enredijos de cables de las "segundas", y siempre se me viene a la mente la frase:

¡Muchas formas de enredarse, pero sólo una forma para desenredarlo!

¿Y por qué? Porque para desenredarlo, no basta con que lo jalonee y ya. De hecho eso sale contraproducente, ¿cierto? Debo tomar uno de los extremos con mucha paciencia, jalar de él sólo un poco para ver por dónde va en aquel enredo, y así ir desenredando pacientemente cada cable. Sólo hay una manera de desenredar cada cable. Sólo una.

Un día de pronto asocié esta situación con las situaciones de la vida, con mi propia vida, la forma en que me la compliqué, y las consecuencias que tuve que enfrentar al ser madre soltera de cuatro hijos.

¿Cómo se llega a ser madre soltera de cuatro hijos? De muchas maneras:

  • Por viudez.
  • Porque el padre abandonó a la mujer y a los hijos.
  • Porque la mujer dejó al hombre y se llevó a sus hijos.
  • Porque la mujer ha estado con un hombre y con otro y con otro, sólo teniendo hijos de ellos, pero ellos sin hacerse responsables de sus hijos.
¡Y creo que se pueden enumerar muchísimas más!

De cualquier manera que se llegue a esa situación, el ser madre soltera de cuatro hijos es extremadamente complicado, y es una tarea titánica para la cual prácticamente ninguna estamos preparadas.

Un día el pastor de mi iglesia me pidió que les diera una plática a los varones de la Iglesia, para compartir con ellos las razones que me habían llevado a separarme de mi esposo, y las dificultades con las que me enfrentaba a diario en mi condición de mujer sola.

Recuerdo algunas de esas dificultades:

  • Tenía que pagar por algunas de las reparaciones de la casa.
  • Llevar yo misma el carro al taller mecánico y aguantarme la vista de los posters con aquellas mujeres semidesnudas, y el lenguaje soez y grosero de los mecánicos.
  • Enfrentar las insinuaciones de los hombres que creen que cada mujer sola está al alcance de su mano.
  • Tener que pedirle ayuda a un varón para cargar algo pesado, o para que se subiera al techo por alguna reparación.

Recuerdo que la lista era más larga, pero de momento son las que recuerdo. Sin embargo, esto no es lo que viene al caso, sino la forma en que me enredé hasta llegar a esta situación.

Como digo, hay muchísimas madres solteras en el mundo, lidiando contra viento y marea para sacar adelante solas a sus hijos. Y ahí está la palabra clave de este mensaje: "Solas".

¿Dije que había una sola forma de desenredarse? Sí, sí lo dije.

El asunto es que para ser una madre soltera exitosa, la única forma de desenredar el desastre en que puede convertirse nuestra vida, es la presencia salvadora, sanadora, fortalecedora, inspiradora y consoladora del Espíritu Santo de Dios. Él es el único que puede renovar nuestras fuerzas y suplir todo lo que a nosotros nos falta en la toma de decisiones con nuestros hijos. Él es el que bendice nuestra vida, hasta en nuestros errores y equivocaciones. Él es el que cuida de nuestros hijos cuando no los estamos viendo. Él es el que nos promete que, mientras sigamos intentando ser obedientes, y aún sin lograrlo al 100%, nuestros hijos crecerán y estarán seguros en la palma de Su mano.

Como dije: muchas formas de enredarse; una sola forma de desenredarse.

Tal vez los promotores de la Nueva Era, del egocentrismo, del YOísmo (éste término lo acabo de inventar yo), de los mensajes positivos, de autoayuda, etc., peguen de gritos en este punto y me digan: ¡Eso no es verdad! Conocemos a muchas madres solteras que han educado buenos hijos, buenos ciudadanos,  buenos profesionistas, esposos y padres modelo, sin necesidad de Jesucristo.

Y yo les contestaría: ¿Pero esos hijos han nacido de nuevo? ¿Están a salvo de la condenación eterna? ¿Han aceptado a Cristo en su corazón, y le están sirviendo y adorando con toda su mente, su corazón, su alma, su vida y su espíritu?
Lucas 9:25 escribió:Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?
Exacto. A eso me refiero. Que a pesar de los malos ejemplos que seguramente les di a mis hijos, dentro de muchos buenos también; a pesar de los errores garrafales que cometí durante la niñez de mis hijos, de las malas decisiones que tomé, de las veces en que me descuidé y no cumplí con leerles la Biblia en las noches, por ejemplo... A pesar de eso, he aquí mi reporte:

  1. Mi hija mayor es esposa de un pastor, y ambos están pastoreando una Iglesia en Ensenada. Sirven al Señor de tiempo completo.
  2. Mi segundo hijo es misionero, casado con una misionera, es constructor de casas, traductor, canta y toca en la alabanza, da clases, etc. Ambos sirven a Dios de tiempo completo.
  3. Mi tercer hijo, junto con mi nuera, son nacidos de nuevo, y están educando a sus hijos en el conocimiento del Señor. Ellos aún no sirven al Señor de tiempo completo.
  4. Mi cuarto hijo y su esposa, ambos tienen ministerios en la Iglesia: él como ministro de alabanza, ella como maestra de niños, y ambos como líderes de jóvenes. Ambos sirven al Señor, no de tiempo completo, pero sí una buena parte de su tiempo.
  5. Los cuatro, junto con mis tres nueras y mi yerno, están a salvo de la condenación eterna.

Entonces, no hay que buscarle mucho al asunto. Hay muchas formas de enredarse la vida, de complicarse la existencia, de hacer añicos nuestros sueños... Pero sólo hay una forma de desenredar ese desastre en que a veces convertimos nuestra vida, y esa forma se llama: NACER DE NUEVO del Espíritu Santo.
Juan 3:5 escribió:Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.



¿Te ha gustado este contenido? Puedes darle Like, y compartirlo en las Redes Sociales.Para responder temas, requerido registrarse y presentarse.Antes de responder, favor de leer el Reglamento.¿No puedes ver los links? Eso es porque te falta registrarte y presentarte.
¿Ha llegado tu tiempo de rendirte al Creador todopoderoso? No lo dejes para después, es mejor ahora que tarde. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] te decimos la forma de entregarle tu vida y comenzar a vivir la vida abundante que Él ha prometido a los que le aman.

    Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 7:02 am