Plantando la Eternidad

Entrando por la Puerta Estrecha


¿A quién me dirijo para pedir por un milagro?

Comparte
avatar
Graciela
Administrador
Administrador

Femenino Mensajes : 974

Currículum
Grado de Estudios: Normal Superior
Años de Experiencia: 28 años
Especialidad(es): Historia

¿A quién me dirijo para pedir por un milagro?

Mensaje por Graciela el Sáb Ago 08, 2015 8:36 pm

¿Ante qué o ante quién me arrodillo para pedir un milagro?

Voy a comenzar con una pequeña historia, para poder ilustrar mejor mi punto de este día.

Hubo una vez una mujer que tuvo cuatro hijos, tres mujeres y un varón. Ella, como mujer divorciada, se hizo cargo de sus cuatro hijos pues su ex-esposo se mudó a otra ciudad, y a los pocos meses contrajo un nuevo matrimonio.

Lamentablemente el padre de sus hijos nunca se quiso hacer cargo de ellos, pero ella nunca lo dejó salirse con la suya; a veces tardaba meses en lograr que se le entregara la pensión alimenticia, mas sin embargo a sus hijos nunca les faltó nada.

El hijo varón, aleccionado por su padre, creció con la idea de que ese dinero de la pensión alimenticia que llegaba todo junto, era de él y de sus hermanas; no lograba entender que su madre ya había gastado en sus hijos todo ese dinero y, por lo tanto, toda la suma era de ella. Todo empeoró cuando ese hijo se fue a vivir con su padre, para estudiar la universidad. Comenzó a relacionarse tanto con su madrastra (la cual lo trataba con mucho cariño y deferencia), que llegó a desear que ella fuera su madre.

Cabe decir que gran parte de ese tiempo que él estuvo fuera, su madre nunca dejó de enviarle dinero cuando lo necesitaba, aún cuando él no se lo agradecía; en su pensamiento estaba fijada la idea de que su madre le había robado parte del dinero que les pertenecía a él y a sus hermanas.

Cuando terminó la carrera, conoció a una muchacha y se comprometió con ella. ¿Y sabes a quién le pidió que fuera a pedir a su prometida?... No, no fue a su madre. Se lo pidió a su padre, porque era a él a quien le agradecía todo lo que había logrado hasta ese momento. Consideraba que su padre era quien merecía todo el reconocimiento por haberlo ayudado y apoyado toda su vida.

¿Cómo crees que se sintió la madre? Ella no recibió ningún reconocimiento. Prácticamente ella hizo todo lo que económicamente se debía de hacer; todos aquellos años tuvo que sacarle a fuerzas a su ex-esposo cada peso que les correspondía a sus hijos por pensión alimenticia. Y aún así, llegado el momento justo, el hijo honró al padre y no a la madre.

Me pongo a pensar qué estamos haciendo con Dios Todopoderoso, nuestro Padre Celestial, el Creador de todo lo que existe, el que dio la vida por nosotros, el que está con nosotros todos los días y todas las noches, cuidándonos, protegiéndonos, ayudándonos, proveyéndonos, enseñándonos...

Algunas personas dicen: Yo no adoro a la Virgen, sólo la venero. Entonces, ¿por qué le piden a ella, en vez de pedirle al Señor? Otros dicen: No, yo no adoro a los santos, sólo los reconozco como personas con un comportamiento sublime. Pero entonces, ¿por qué les atribuyen a ellos los milagros que suceden en sus vidas? ¿Por qué acuden a ellos para pedirles, esperando de ellos poderes sobrenaturales y omnipotentes, que solamente le pertenecen al Señor?

¿Qué sentirá el Señor al ver esta imagen?
¿No es eso traicionar al que nos da todo?

Porque dependiendo de a quién le pida, será a quien yo le reconozca y le agradezca. Y lo peor es que no reciben ni de la Virgen ni de los santos las cosas buenas, porque:
Santiago 1:17 escribió: Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
Eso es lo peor... les piden a lo que representan las imágenes, reciben el milagro, y se los agradecen a las imágenes, no a Dios.

Y hay un peligro muy real en atribuirle milagros a la Virgen y a los santos, porque
Mateo 12:31 escribió:Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.
¿Y por qué les dijo esto Jesús? Acababa de sanar a un endemoniado que era ciego y mudo, y los fariseos dijeron: qué Hijo de David ni qué nada; éste es un demonio que echa fuera a los otros demonios. ¡Imagínate nada más! Él estaba haciendo las obras que su Padre le había enviado a hacer; o sea, Jesús, siendo Dios encarnado en hombre, hacía milagros por encargo del Padre, y esta gente se atrevió a decir que lo hacía en nombre de satanás. ¿Te queda claro cuál es la blasfemia contra el Espíritu Santo?

No atribuirle al Espíritu Santo los milagros que hace en nuestra vida, sino a la Virgen o a los santos.

Hebreos 10:31 escribió:¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!



¿Te ha gustado este contenido? Puedes darle Like, y compartirlo en las Redes Sociales.Para responder temas, requerido registrarse y presentarse.Antes de responder, favor de leer el Reglamento.¿No puedes ver los links? Eso es porque te falta registrarte y presentarte.
¿Ha llegado tu tiempo de rendirte al Creador todopoderoso? No lo dejes para después, es mejor ahora que tarde. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] te decimos la forma de entregarle tu vida y comenzar a vivir la vida abundante que Él ha prometido a los que le aman.

    Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 7:02 am