El Señor muestra su poder hasta en unas llaves extraviadas.