Plantando la Eternidad

Entrando por la Puerta Estrecha


Confieso que no acostumbro leer los instructivos

Comparte
avatar
Graciela
Administrador
Administrador

Femenino Mensajes : 974

Currículum
Grado de Estudios: Normal Superior
Años de Experiencia: 28 años
Especialidad(es): Historia

Confieso que no acostumbro leer los instructivos

Mensaje por Graciela el Miér Jun 25, 2014 4:17 pm

Después de la emoción de comprar un aparato necesario/deseado/anhelado/y tal vez no tan necesario... Abro la caja, saco los componentes, echo a un lado el instructivo, y me voy sobre el aparato... ¿Qué dije? ¿Echo a un lado el instructivo? ¡Síííí! ¡Eso hago por lo general!
Hoy una de mis hermanitas mayores me preguntó que si en la actualidad ya no leía más que la Biblia. Percibí lo intrigada que estaba, y entendí su preocupación. Me explico.

Nosotros fuimos criados de forma muy intelectual. Comenzamos a leer a edad muy temprana (alrededor de los ocho años); y no me refiero a libros infantiles. Nosotros comenzamos a leer libros "de letritas" (como se les decía en aquel entonces), libros serios, científicos, novelas clásicas, revistas, etc. De manera que adquirimos un enorme caudal de conocimientos, lo cual nos convirtió en "personas cultas" Lengua

En lo que a mí respecta, toda ese conocimiento, toda esa cultura, y toda esa inelectualidad no me sirvieron en lo absoluto para aprender a VIVIR. Me la viví cometiendo error tras error, y sintiéndome siempre insatisfecha, sin motivación, sin un objetivo y sin saber cuál era el propósito por el cual yo vivía en esta tierra.

Cuando me convertí a Cristo, yo continué leyendo, a la par de la Biblia, otros libros científicos, novelas (compraba los Libros Condensados de Selecciones); pero un día, hace como dos o tres años, de pronto me di cuenta que mi "libro de cabecera" tenía semanas en mi mesita de noche, sin que yo lo hubiera tocado. Y me di cuenta de que no lo había necesitado en todo ese tiempo. Después de ese día, cada vez que lo tomaba para leerlo, me sentía aburrida y desmotivada y rápidamene lo dejaba.

Fue así como me di cuenta de que en realidad, para obtener sabiduría, motivación y "buenas vibras" (como mucha gente dice), sólo necesito orar y leer la Biblia; y para aprender a trabajar para mi único Señor y Salvador (Jesucristo) sólo necesito orar, leer la Biblia, y leer otros libros de autores cristianos, que tratan temas de superación espiritual, trabajo en equipo, escuchar la Voz de Dios, etc.

Hoy que mi hermanita me hizo esa pregunta, le contesté todo lo anterior, pero MUY resumido. Y me quedé meditando en ello, porque honestamente, mi "yo intelectual" se hizo la misma pregunta: ¿Por qué nomás la Biblia, y por qué nomás libros de "religión" (como mi hermanita me dijo)?

Y entonces entendí.

Creo firmemente que fui creada por Dios para un propósito (o propósitos) muy bien definidos. Están en Su mente, pero yo batallo para escuchar Su voz para poder ser bien dirigida y que se cumplan esos propósitos; Él es mi creador, Él me formó, me diseñó, me estructuró, me compuso, me fabricó...

Luego decimos que los niños venimos al mundo SIN instructivo, y que por eso la mayoría de los padres la regamos feamente con nuestros hijos; ¡pues si nadie nos entrena ¿cómo vamos a saber?!

Pero a que sí venimos con instructivo... ¿y a que sí sabes cuál es ese instructivo?

¡Pues claro! ¡Es la Biblia! Dios me creó, Él me fabricó, y me mandó al mundo con un instructivo; mi madre tuvo la oportunidad de leer ese instructivo para saber cómo hacer funcionar este "aparatito" llamado Graciela (Chelita, como me decían ellos). Pero lamentablemente nunca se guió por el instructivo. Ella, al igual que yo con mis aparatos nuevos, desechó el instructivo, y cometió error tras error al tratar de hacerme funcionar a como ella quería, en lugar de seguir el instructivo de Dios.

Y no la culpo.
1 Corintios 1 escribió:Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.
Recuerdo que una o dos veces abrí esa Biblia que mi mamá tenía en el librero; haz de cuenta que estaba leyendo en chino.... ¡No le entendí nadita! Y era lógico. Se cumplía lo que
Isaías 29:14b escribió:porque perecerá la sabiduría de sus sabios, y se desvanecerá la inteligencia de sus entendidos.
Nosotros nos la dábamos de ser muy cultos e intelectuales, muy científicos y objetivos; pero lo verdaderamente importante, la sabiduría de Dios, estaba lejos de nuestro alcance. Mi misma mente, creyéndose tan capacitada, se cerraba a la Palabra de Dios. Así que ¿cómo culpar a mi mamá?

Y he aquí la explicación del por qué el Espíritu Santo de Dios me ha dirigido a leer mayormente la Biblia... Porque es mi instructivo. Lo fue para criar a mis hijos y encaminarlos en el camino del Señor. Lo fue para esforzarme en tratar a mis alumnos con amor. Lo es ahora para el trato con mis nietos, con mis amigos, el resto de mi familia, mis hermanos en Cristo, la gente en general...

Y aún más importante. Lo es para fortalecer mi amistad con Jesús, para aumentar mi grado de intimidad con Dios (mi fabricante, mi creador), y para aprender cada vez más a escuchar Su voz. Tengo que leer el instructivo diariamente, porque la vida es tan compleja, y contamos con un formidable enemigo que no duerme ni se toma vacaciones.
1 Pedro 5:8 escribió:Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;
Hay tantas variables en nuestro diario vivir, tantos peligros en nuestro caminar, que sólo leyendo el instructivo (las reglas del juego) puedo saber que es cierto lo que
Salmos 23:4 escribió:Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Respeto mucho a los grandes pensadores como Gibrán Jalil Gibrán, Paulo Coelho y muchos otros (cuyas frases mucha gente postea en Facebook); estoy segura que muchos de sus pensamientos han sido inspirados por el mismo Espíritu Santo. Pero entonces ¿para qué escuchar el "eco", si me conviene más escuchar la "voz original"? Además, algunas de esas frases son tirándole a la "Nueva Era", muy humanistas: Tú puedes, la fuerza está en ti mismo, sólo en ti puedes confiar, querer es poder, y etc... Totalmente contrario a lo que dice nuestro instructivo: todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:13),  porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad (Filipenses 2:13), y así puedo citar... a toda la Biblia Lengua

Así que... sí, por eso es que he decidido dedicarme a leer la Biblia y otros libros de autores cristianos, y abandonar las novelas con filosofías copias pirata de la Biblia, o contrarias a la Biblia, o filosofías huecas sin sentido. Prefiero invertir mis ojitos en [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] :)



¿Te ha gustado este contenido? Puedes darle Like, y compartirlo en las Redes Sociales.Para responder temas, requerido registrarse y presentarse.Antes de responder, favor de leer el Reglamento.¿No puedes ver los links? Eso es porque te falta registrarte y presentarte.
¿Ha llegado tu tiempo de rendirte al Creador todopoderoso? No lo dejes para después, es mejor ahora que tarde. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] te decimos la forma de entregarle tu vida y comenzar a vivir la vida abundante que Él ha prometido a los que le aman.

    Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 7:01 am