Plantando la Eternidad

Entrando por la Puerta Estrecha


¿Qué tan drástica me pide Dios que yo sea?

Comparte
avatar
Graciela
Administrador
Administrador

Femenino Mensajes : 974

Currículum
Grado de Estudios: Normal Superior
Años de Experiencia: 28 años
Especialidad(es): Historia

¿Qué tan drástica me pide Dios que yo sea?

Mensaje por Graciela el Sáb Jun 14, 2014 10:17 pm

Me refiero a cuando hay algo que me estorba para permitir que Él cumpla sus propósitos en mi vida.
Muchos de nosotros conocemos este versículo bíblico:
Mateo 5:29-30 escribió: Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
No sé si a ti te ha pasado lo mismo; pero siempre que he leído este pasaje bíblico me ha parecido así como muy subjetivo, muy metafórico, o como se diga... Me refiero a que no lo tomo de forma LITERAL. ¿Y cómo podría ser de otra forma? ¡No me imagino tomando un cuchillo y cortándome una mano o sacándome un ojo!  OMG 
Por eso es que nunca lo había entendido cabalmente, y por consiguiente no era capaz de obedecerlo.

Pero hoy, en mi lectura diaria de la Biblia, me encontré con una historia en el libro de Josué que me estremeció. Inmediatamente lo relacioné con el pasaje bíblico de Mateo, y como un flashazo me di cuenta hasta qué grado Dios es LITERAL en ambos textos.

La historia en cuestión está en el capítulo 7 de Josué, titulado "El Pecado de Acán". Si quieres leer la historia completa, haz click en el enlace :)

Síntesis de la historia:
Josué acababa de ser nombrado líder del pueblo de Israel, y Jehová le había prometido estar con él y con el pueblo con la condición de que le obedecieran y siguieran al pie de la letra sus instrucciones. Una de sus indicaciones está en Josué 6:16-17, donde les ordena que no toquen absolutamente nada de las cosas materiales que encuentren en las ciudades que Él entregaría en su mano.

Entonces, cuando Josué envió al ejército contra Hai y terminan completamente derrotados, va y se postra confundido y desesperado ante Jehová preguntándole "¿Por qué sucedió esto? ¿Qué no me habías prometido estar conmigo siempre? ¿Qué van a decir los demás pueblos? Se van a sentir en la libertad de venir a atacarnos y nos van a borrar de la faz de la tierra!" Entonces Jehová le dice que el pueblo fue quien quebrantó el pacto, pues alguien tomó de lo prohibido por Él. Cuando Josué investigó, resultó que Acán, de la tribu de Judá, había tomado un manto babilónico, un lingote de oro y unas monedas de plata durante el saqueo de Jericó, y los había enterrado en el piso de su tienda.

Y aquí viene lo espeluznante, observa lo que Jehová le dijo a Josué que hiciera cuando descubriera quién había tomado del anatema:
Josué 7:15 escribió:y el que fuere sorprendido en el anatema, será quemado, él y todo lo que tiene, por cuanto ha quebrantado el pacto de Jehová, y ha cometido maldad en Israel.
Ay, dije yo cuando leí esto la primera vez... Debe ser en sentido figurado... ¡Pero no! Al seguir leyendo te das cuenta que no sólo Acán sino toda su familia fueron primero apedreados y luego quemados OMG

¡Es inconcebible que mi Dios, al que sirvo, hubiera sido capaz de ordenar cosa tan horripilante y sangrienta! Sólo de imaginar a los israelitas apedreando a Acán y a su familia hasta morir, ¡se me pone la piel de gallina!

Pero cuando le pido al Espíritu Santo que me revele el por qué de este y otros sucesos parecidos en la Biblia, me muestra esto:
Josué 7:11-13 escribió:Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres. Por esto los hijos de Israel no podrán hacer frente a sus enemigos, sino que delante de sus enemigos volverán la espalda, por cuanto han venido a ser anatema; ni estaré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros. Levántate, santifica al pueblo, y di: Santificaos para mañana; porque Jehová el Dios de Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel; no podrás hacer frente a tus enemigos, hasta que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros.
¿Qué es lo que está diciendo Dios al pueblo de Israel en estas pocas frases? Primero les enumera TODAS las faltas cometidas por el pueblo de Israel (en este caso, Acán); luego les dice que al desobedecer quebrantaron el pacto que Dios había hecho con ellos (y que ellos habían aceptado), y por lo tanto se habían expuesto a perder la fuerza y la protección de Jehová arriesgándose a ser presa fácil de sus enemigos.

Y todavía más: les dice que si no quitan de enmedio de ellos el anatema, ¡no podrán hacerle frente a sus enemigos!

¿En qué te hace pensar esto? A mí me trae a mi mente cosas que han ocupado mi tiempo, mi concentración, mis energías, mi corazón, mis pensamientos, fuera de Dios... Cosas que no son fáciles de hacer a un lado. Puede ser una persona de la cual crees estar enamorado, o un juego en el que te estás enviciando, o un programa/telenovela/serie de televisión que te ha atrapado, o una de las redes sociales de internet... O pueden ser cosas más graves como pornografía, drogas, cuestiones ilícitas como hurtar, mentir, actividades ilegales, etc.

Por lo general esas cosas no pueden desecharse de poco a poco. Por ejemplo una persona que tiene el vicio de fumar, y cree que podrá dejarlo fumándose un cigarro menos cada día, se engaña a sí misma; porque por lo general podrá tener éxito un día, dos días, una semana o dos; pero eventualmente llegará un día en que, cuando tenga un problema o un motivo de angustia o de estrés, sin darse cuenta estará prendiendo un cigarro con la colilla del otro.

Entonces cobra un impactante sentido tanto el pasaje de Mateo como la historia de Acán en el capítulo 7 de Josué. Ahí está bien explicado el por qué, si hay algo que estorba en mi vida para que se cumplan los propósitos para los que Dios me llamó, debo literalmente "cortarlo", "quemarlo", cercenarlo de un tajo, sin miramientos ni demoras. Porque si no lo hago, yo solita me coloco en una situación de desamparo, de desvalimiento, de vulnerabilidad ante los ataques del enemigo...

Si en este momento hay algo en tu vida que sabes bien que está estorbando que tengas una plena relación con el Señor, te conviene orar y pedirle que quite todos los obstáculos... y prepárate para escuchar silbar la espada de Dios asestando un golpe contundente y cercenando de un solo tajo esa "mano" o ese "ojo" que te está siendo ocasión de caer... por el cual hay "anatema" en tu vida.

Y el Señor Jesucristo sanará la herida resultante, eso tenlo por seguro. Sí dolerá, pero
Job 5:18 escribió:Porque él es quien hace la llaga, y él la vendará; El hiere, y sus manos curan.



¿Te ha gustado este contenido? Puedes darle Like, y compartirlo en las Redes Sociales.Para responder temas, requerido registrarse y presentarse.Antes de responder, favor de leer el Reglamento.¿No puedes ver los links? Eso es porque te falta registrarte y presentarte.
¿Ha llegado tu tiempo de rendirte al Creador todopoderoso? No lo dejes para después, es mejor ahora que tarde. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] te decimos la forma de entregarle tu vida y comenzar a vivir la vida abundante que Él ha prometido a los que le aman.

    Fecha y hora actual: Mar Sep 26, 2017 2:51 pm