Plantando la Eternidad

Foro evangelístico para conocer las cláusulas del Nuevo Pacto.

Enlaces de interés

TUTORIALES

Últimos temas

» A punto de mudarnos a otro foro
Ayer a las 16:24 por Graciela

» El Origen de la Navidad
Mar 15 Ago 2017 - 20:15 por Graciela

» ¿Se Debe de Festejar la Navidad, o no?
Mar 15 Ago 2017 - 19:41 por Graciela

» Widget ¿Sabías que....?
Mar 15 Ago 2017 - 12:55 por Graciela

» Mi fe renovada, enriquecida y amplificada
Mar 15 Ago 2017 - 0:02 por Graciela

» Nos quedamos en este foro
Dom 13 Ago 2017 - 22:38 por Graciela

» Mi mejor amigo me confundió
Dom 6 Ago 2017 - 12:10 por Graciela

» ¿Sabías que no hay base bíblica para el cambio del sábado al domingo?
Lun 17 Jul 2017 - 23:50 por Graciela

» ¿Cuántas horas estuvo sepultado Jesucristo?
Lun 17 Jul 2017 - 18:26 por Graciela

» La hermenéutica: arma de dos filos.
Dom 16 Jul 2017 - 18:19 por Graciela

¿Sabías que...


El Rey Sabio (Gibrán Jalil Gibrán)

Comparte
avatar
Graciela
Administrador
Administrador

Femenino Mensajes : 954

Currículum
Grado de Estudios: Normal Superior
Años de Experiencia: 28 años
Especialidad(es): Historia
11052014

El Rey Sabio (Gibrán Jalil Gibrán)

Mensaje por Graciela

Éste es un pequeñísimo cuento, pero que invita a profundas reflexiones. Esto es lo que dice:
El Rey Sabio escribió:Había una vez, en la lejana ciudad de Wirani, un rey que gobernaba a sus súbditos con tanto poder como sabiduría. Y le temían por su poder, y lo amaban por su sabiduría.

Había también en el corazón de esa ciudad un pozo de agua fresca y cristalina, del que bebían todos los habitantes; incluso el rey y sus cortesanos, pues era el único pozo de la ciudad.

Una noche, cuando todo estaba en calma, una bruja entró en la ciudad y vertió siete gotas de un misterioso líquido en el pozo, al tiempo que decía:

-Desde este momento, quien beba de esta agua se volverá loco.

A la mañana siguiente, todos los habitantes del reino, excepto el rey y su gran chambelán, bebieron del pozo y enloquecieron, tal como había predicho la bruja.

Y aquel día, en las callejuelas y en el mercado, la gente no hacía sino cuchichear:

-El rey está loco. Nuestro rey y su gran chambelán perdieron la razón. No podemos permitir que nos gobierne un rey loco; debemos destronarlo.

Aquella noche, el rey ordenó que llenaran con agua del pozo una gran copa de oro. Y cuando se la llevaron, el soberano ávidamente bebió y pasó la copa a su gran chambelán, para que también bebiera.

Y hubo un gran regocijo en la lejana ciudad de Wirani, porque el rey y el gran chambelán habían recobrado la razón.
Comencé a leer libros a una edad muy temprana (alrededor de los 7 u 8 años). A causa de nuestra niñez tan sui géneros, fuimos adquiriendo un enorme caudal de conocimientos científicos en muy diversos ámbitos intelectuales.

Debido a esto, todo el tiempo me sentí fuera de contexto; podía visualizar cosas que las niñas de mi edad no veían, debido a la natural inmadurez de su edad.

Esta sensación de "no encajar" me acompañó prácticamente toda mi vida, y aún ahora a veces, estando en Cristo, de pronto la percibo.

En aquellos años en que yo era atea, leí este libro de Gibrán Jalil Gibrán, y me identifiqué tanto con ese rey. Porque a veces yo deseaba no saber tanto, no ver tan más allá que los demás, ser más como el resto de la gente, no sentirme tan fuera de lugar. Entendía perfectamente lo que ese rey sintió cuando todos sus súbditos enloquecieron. Aunque él estaba cuerdo, la mayoría se entendía entre sí, pero no al rey, lo cual lo hacía sentirse muy solo y aislado.

Hoy de pronto recordé que ya Salomón, el hijo del Rey David, y quien pidió a Dios sabiduría, en vez de riquezas, después de haber adquirido tantísimo saber, terminó fastidiado, seguramente por la misma sensación de aislamiento que produce el contar con muchísimo más conocimiento que la gente que te rodea.
Deuteronomio 1:18 escribió:Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor.
¡Imagínate! ¡Molestia y dolor! Qué lamentable vivir así, ¿no crees? Llegar al final de su vida, y darse cuenta Salomón que todo fue sólo vanidad, aficción de espíritu, y.... ¡DOLOR!

Recuerdo que antes de conocer a Jesús, el papá de mis hijos y yo teníamos muy buenos ingresos económicos, y prácticamente lo que deseábamos lo podíamos comprar; aunque nunca fuimos despilfarradores ni gastábamos en tonterías, nos podíamos dar el lujo de comprar aparatos, o cosas para nuestra casa.  Una vez consideré que yo necesitaba una lavadora nueva; y nos dimos a la tarea de procurar comprarla. Al fin, al poco tiempo, la tenía ya instalada en mi casa.

Me paré enfrente de ella, viéndola trabajar... Y me quedé allí observándola, percibiendo cómo la ilusión y la excitación que sentía hasta ese momento iban desapareciendo... Me sentí vacía, y me pregunté: ¿Y ahora qué sigue? A buscar otro proyecto que pueda darme ese entusiasmo tan efímero... Era un círculo vicioso: desear, anhelar, procurar, buscar, conseguir, poseer, y después... nada.

Lo mismo pasa con los conocimientos.

Entonces, ¿llegamos a la conclusión de que es mejor no tratar de adquirir sabiduría ni conocimientos?

¡Noooo, de ninguna manera!

Proverbios 1:7 escribió:El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.
Si despreciamos la sabiduría y la enseñanza, somos insensatos, el mismo Salomón lo dijo. ¿Entonces qué significa que en la mucha sabiduría hay mucha molestia? Creo que el versículo de Proverbios nos lo explica muy bien. Es bueno tener mucho conocimiento, y procurar aprender más y más, pero sin perder de vista que el PRINCIPIO de todo, es el temor de Jehová; o sea
Romanos 12:3 escribió:Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.
Debemos procurar adquirir sabiduría y ciencia (conocimiento), pero recordando SIEMPRE:
Santiago 1:17 escribió:Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
Por mucho conocimiento, mucha prudencia, sensatez, sabiduría en general, que tengamos, no perdamos de vista que todo procede de Dios. De esta manera jamás nuestro saber, capacidades, talentos o habilidades se convertirán a la larga ni en molestias, ni en fastidio, ni en dolor.



Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. (Jeremías 31:33)
porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. (Mateo 26:28)
Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,(Ezequiel 11:19)
siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. (2 Corintios 3:3)
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking


    Fecha y hora actual: Jue 17 Ago 2017 - 14:13